Skip to main content

Full text of "Cultura Libre Editorial, ¿modelos sostenibles?"

See other formats


Titulo del artículo 

Cultura Libre Editorial, ¿modelos sostenibles? 

Article's title: 



Resumen 

Fruto de una investigación colectiva acerca de las posibilidades de producción y 
distribución editorial que ofrece a día de hoy el escenario de la Cultura Libre, traemos aquí 
un mapeo de síntomas con el fin aventurar un diagnóstico transitorio en torno a la 
cuestión: ¿es posible generar un modelo editorial económicamente sostenible basándose 
en los usos y costumbres que genera y propicia la Cultura Libre? Datos, intuiciones, 
experiencias e ideas tratan de avalar nuestra respuesta afirmativa. 



Abstract 



Palabras clave: 

Cultura Libre- Sostenibilidad-Modelos de Producción-Comunidad-Cadena Editorial- 
Ecosistema Digital-Comercio en Red-Consumo Cultural-Modos Políticos de Producción, 
Distribución y Venta Editorial 



Keywords: 



Cultura Libre Editorial, ¿modelos sostenibles? 

#bookcamping 

Colectivo de Investigación Editorial 



#bookcamping ha detectado algunos "modelos" editoriales muy interesantes en el campo 
digital y de la Cultura Libre, pero ¿son sostenibles?, ¿de qué modo pueden serlo frente a 
los gigantes? ¿Hay un modo político de producir / consumir cultura y nos deja éste vivir 
bien? ¿Vamos a saber construir espacios habitables y sostenibles dónde pueda 
producirse y cuidarse procomún editorial? 

¿Qué/Quiénes somos? 



#bookcamping es una biblioteca digital, abierta y colaborativa nacida en la estela de 
acción y pensamiento colectivo que propicia el 15M. 

Nacemos con el ánimo de trazar una especie de bio-bibliografía muíante del estallido 
político que se produjo en ese momento. Las referencias que conforman el archivo a día 
de hoy han sido subidas y organizadas, en parte pero desde el primer momento, por la 
comunidad y de modo colaborativo. 

A veces somos archiveras, arqueólogas y catalogadoras de referencias y otras 
observadoras internacionales del ecosistema editorial. En esta ocasión nos ponemos el 
casco azul con la idea de contaros algún síntoma o diagnóstico en torno al nuevo 
escenario de la industria editorial que la disrupción tecnológica digital lleva propiciando 
desde hace más de una década. 

El núcleo editor y muíante del proyecto ha venido desarrollando, paralelameníe a la 
herramienía bookcamping.ee 1 , una suerte de investigación editorial, en concreto, desde 
las posibilidades de creación, producción y distribución que ofrece la Cultura Libre 
editorial. Esta investigación se produce de un modo espontáneo pero sistematizado 
gracias al reforzamiento de la comunidad que vivimos durante y después de la campaña 
de microfinanciación en la plataforma Goteo 2 y gracias también al proceso de 
investigación colectiva llevado a cabo en nuestro grupo de trabajo Literatura, Cultura 
Libre y Desorganización Editorial dentro del Laboratorio del Procomún 3 de Medialab 
Prado. 

Nuestro proyecto está hecho de muchas aportaciones y asimismo este artículo es el 
resultado de un espigaje de ideas y aportes que hemos realizado entre nuestro entorno 
de agentes editoriales afines y cercanos. Escuchando y evaluando experiencias desde la 
teoría y desde la práctica, especialmente atentas a las posibilidades de los modos que la 
Cultura Libre está propiciando en el ámbito editorial y preocupadas en cómo se puede 
generar un modelo económico viable desde la misma, traemos hasta aquí algunas de las 
intuiciones e ideas que hemos encontrado en este camino. 

¿Qué hay de nuevo en la Cadena de Valor Editorial? 



1 #bookcamping http://bookcamping.ee 

2 Goteo http://goteo.org 

3 Laboratorio del Procomún Medialab Prado http://medialab-prado.es/laboratorio_del_procomun 



La cadena de valor del libro abarca, tradicionalmente, desde el autor hasta el lector: autor- 
agente-editora-distribuidora-librería-lector son los intermediarios tradicionales de una 
cadena pensada desde una óptica estrictamente económica o monetaria, es decir, se 
suelen mencionar en ella sólo a los implicados en la transacción económica. 

El nuevo escenario del libro (donde la tecnología libro digital y la tecnología libro en papel 
conviven y convivirán durante no sabemos cuánto, probablemente siempre, pero donde, 
de momento, el libro en papel sigue siendo hegemónico) presenta en este sentido y a día 
de hoy una fuerte tendencia a ser dominado por unos pocos grandes operadores. Además 
de partir de condiciones ventajosas con todas las editoriales con las que trabajan, los 
mecanismos por los cuales los gigantes editoriales de la red, más valdría especificar, del 
comercio editorial en red, a saber: Google, Amazon y Apple, están imponiendo las reglas 
del juego son tácticamente distintos. Amazon tiene más terreno recorrido y ganado 
históricamente en lo que a ebooks se refiere, y su baza es su propio soporte/dispositivo, 
los diferentes modelos de Kindle. Google está desarrollando su ecosistema en torno a 
Android (para smart phones), vendiendo aplicaciones y contenidos a través de Google 
Play, mientras que Apple tiene sus ¡Phones e ¡Pads y provee de contenidos a través de 
¡Tunes. El común denominador de las tres corporaciones es la búsqueda de la integración 
de sus clientes en un sistema vertical excluyente, lo que les está llevando a librar una 
guerra abierta con el fin de lograr que los mencionados dispositivos sean los 
hegemónicos. Guerra asimismo en las páginas y formas de contenidos digitales: Amazon, 
Google Play e ¡Tunes intentan al mismo tiempo que se pueda tener acceso a sus 
contenidos y por lo tanto ser adquiridos desde los dispositivos de la competencia. 

Este nuevo escenario deja cada vez menos oportunidades a los agentes pequeños, 
quienes muchas veces deben limitarse a no perder dinero, aunque al mismo tiempo está 
posibilitando, como luego desarrollaremos, la aparición de nuevos actores y cambios de 
lugar de algunas piezas de la cadena tradicional de valor, precisamente como reacción, 
alternativa y resistencia a este horizonte monopolista. 



Pero, entonces, ¿queremos o podemos seguir viviendo dentro de este escenario? 



Alguna gente llevamos tiempo pensando desde otro lado. Porque hay un hecho que 
subyace a este momento de transición: esta cadena de valor tradicional del libro no 
funciona. Como en tantos otros campos, se detecta un claro ERROR del sistema. 

Porque la industria editorial como hasta ahora la conocíamos se basa en dos principios: la 
sobreproducción (remora del modo imprenta) y el crédito (que obliga a publicar continuas 
novedades). Es decir, es una industria, en su modo de producción actual, insostenible per 
se y condenada al crack. Sus agentes parecieran correr como hámsteres en las ruedas 
de sus jaulas, marcado el ritmo de ésta por una industria voraz. 

Así que quizá no queramos crear nuestra propia jaula para empezar a correr si no 
inventarnos otro escenario de acción donde movernos de otro modo. 



Trabajo en Red vs. Cadena de Valor. El nuevo escenario digital. 

Esta cadena, si bien no está superada aún, si está viéndose obligada a convivir con un 
nuevo montón de agentes o viejos agentes reformulados que provocan necesariamente 
un escenario de relaciones diferente. 



Ejemplos de nuevas intermediaciones (o desintermediaciones) en la cadena del libro 
serían: bibliotecas on line, entidades de gestión -obsoletas y nuevas- pensando en cómo 
gestionar derechos on line o desde nuevos modos de distribución como los que propician 
las licencias Creative Commons 4 , prescriptores 5 , redes sociales especializadas como 
Goodreads 6 , plataformas y herramientas de autoedición como Cream, Oyster, Lulu o 
Bubok 7 , distribuidoras digitales/indexadoras como Libranda 8 , diferentes plataformas de 
crowdfunding que están alojando e impulsando proyectos editoriales 9 , servicios de lectura 
on line como 24symbols 10 (una suerte de Spotify de los libros), empresas políticas que 
utilizan el libro como pretexto para una estrategia de formación política y acción social y 
emplean la red como espacio donde liberar sus libros, como Traficantes de Sueños o 
Virus 11 , editoriales que optan por subvertir los márgenes de beneficio tradicionales como 
Sigue Leyendo 12 o Caramba Cómics 13 , alianzas entre editoriales afines para distribuir su 
fondo, como Contrabandos 14 , servicios de aplicaciones/herramientas para lectura on 
//ne 15 , como Calibre, nodos de editoras, autoras y colectivos como podría ser el propio 
#bookcamping, comunidades científicas que han apostado por alterar la métrica 
tradicional liberando sus documentos 16 , librerías on line especializadas 17 , comunidades 
que generan fan fiction y producen valor con sus obras derivadas 18 , etc. 

El lado oscuro de esta presunta desintermediación estaría enclavado en la cima de la 
nueva pirámide, o en la base, ocupada por las grandes operadoras como Apple, Amazon 
y Google, seguidas muy de lejos en nuestro país por Fnac España y El Corte Inglés, que 
están copando un mercado incipiente hasta casi llevar las reglas del juego a un monopolio 
de facto, con las estrategias que comentamos con anterioridad. 

Como veis, venimos a cuestionar la desintermediación proverbial que parece generar el 
entorno digital como sinónimo de nuevas posibilidades de reparto de riqueza. Los viejos 
intermediarios están siendo sustituidos por otros y/o aunque viéndose desplazados de sus 
lugares habituales de un modo ciertamente interesante, no dejan de ver sus movimientos 
limitados bajo el yugo de las normas empresariales que imponen los grandes grupos. 

Pero, independientemente de esa insidiosa realidad, sí podemos afirmar que la cadena 
editorial ha mutado en su forma de organización, pasando de cadena inflexible de actores 
correlativos a espacio en red donde los diferentes actores presentan relaciones de 
interdependencias nuevas y complejas. 

Por ejemplo, el proyecto Traficantes de Sueños, que aglutina a su vez librería, editorial y 
distribuidora, funciona como referente al representar una apuesta y demostración de 
posibilidad contra esa "certeza" naturalizada de que no es posible la producción cultural 
sostenible permitiendo la copia y descarga libre, siendo éste un proyecto productivo de 
una economía social y alternativa. 



4 Creative Commons España http://es.creativecommons.org/ 

5 Influencers o perfiles personales o colectivos con influencia en redes sociales. 

6 Goodreads http://es.creativecommons.org/ 

7 Cream http://es.creativecommons.org/ Oyster http://www.readoyster.com/ Bubok http://www.bubok.es/ 

8 Libranda http://www.libranda.com/ 

9 Lánzame http://www.lanzanos.com/ , Verkami http://www.verkami.com/ , Kickstarter 
http://www.kickstarter.com/ 

10 24Symbols http://www.24symbols.com/es/ 

11 Traficantes de Sueños http://www.traficantes.net/ . Virus http://www.viruseditorial.net/ 

12 Sigue Leyendo http://www.sigueleyendo.es/ 

13 Caramba Cómics http://carambacomics.com/ 

14 Contrabandos http://contrabandos.org/ 

15 Calibre http://contrabandos.org/ 

16 ResearchGate http://www.researchgate.net/ 

17 Berkana http://www.libreriaberkana.com/ 

18 Ver Henry Jenkins http://es.scribd.com/doc/33114976/Henry-Jenkins-Fans-Blogueros-y-Videojuegos 



¿Qué puede ofrecer la Cultura Libre desde este nuevo escenario digital de trabajo 
en red? 

Nuestra apuesta es muy clara y exige un ejercicio de imaginación radical a partir de estas 
experiencias y proyectos editoriales que ya están en marcha y nos sirven como hito. 

Pensemos en empresas políticas editoriales donde la producción/comercialización del 
libro es un punto más del ecosistema, empresas donde el libro es visto y creado como 
comienzo y no como fin, como pretexto de algo mayor o que implica a más gente y no 
solamente como texto-producto a colocar. Si pensamos en el libro no como producto sino 
como servicio interdependiente de otros muchos servicios anexos a su contenido 
podremos entender experiencias como O'Reilly 19 , Traficantes de Sueños o Virus sean 
sostenibles a día de hoy. 

Estas empresas y proyectos están pensando, produciendo, difundiendo, comunicando, 
distribuyendo ya de entrada desde el escenario digital y con todas las posibilidades que 
éste ofrece a la libre difusión del conocimiento y de las obras liberadas. 

ítem fundamental de estas propuestas: en ambos espacios, digital y físico, la comunidad 
ocupa ahora el lugar central de la red. El lector deja de ser mero receptor de un productor 
para pasar a ser paulatinamente conversador colectivo (comunidad) y activo dentro de 
una experiencia editorial. 

La Cultura Libre editorial podrá así ser capaz de generar sistemas que abarquen todas las 
funciones de la antigua cadena de valor, presentando a su vez una gran paradoja 
comercial e inicial en el centro: libros liberados. Si liberamos los libros para ti como punto 
de partida, generemos entonces economía sostenible en torno a esos libros liberados. 
Una economía social. Un valor y una riqueza no solo monetaria. Creamos lugares y redes 
en vez de eslabones y relaciones estrictamente económicas. 

Desde estos espacios podemos combinar la posibilidad de dar una serie de experiencias 
asociadas a los textos (entiéndase texto ampliamente) que la gente demanda y busca en 
otros lugares promoviendo además un procomún editorial y un espacio de aprendizaje 
político y de afinidad temática con el consiguiente reforzamiento de las distintas 
comunidades afines e implicadas. 

Vale, y ¿cuándo se come aquí? ¿Son sostenibles estas apuestas/posibilidades? 

Pasamos a enumerar algunas maneras de funcionar que están generando un modelo de 
economía sostenible en torno a la cultura libre editorial y haciendo viables los proyectos. 

Algunos modos de trabajo y servicios alrededor de las experiencias editoriales que 
ofrecen textos libres, que se están dando o serían deseables, comprenderían algunas de 
las siguientes características. Son modelos que fomentan y cuidan la creación y 
reforzamiento de una comunidad, poniéndola en el centro de la nueva red de valor. Sus 
libros o textos libros son puestos en juego y liberados como incidente desencadenante o 
herramienta de otros procesos subsiguientes: el libro no sólo se contempla como fin o 
producto, sino como medio o facilitador. La formación se entiende como experiencia 
anexa a la edición, se desarrollan materiales pedagógicos en torno a los textos y los y las 
autoras de los mismos (Ej. Proyecto Nociones Comunes 20 , cuyo material es libre, lo que 



19 O'Reilly 

20 Nociones Comunes http://nocionescomunes.wordpress.com/ 



permite que la experiencia sea replicable). En los casos de los fondos de librería, se vela 
por mantener una oferta variada, editorializada y mixta donde pueda convivir el copyright 
con las licencias abiertas. Se ofrecen y liberan textos en formatos digitales interoperables 
adaptados a las posibilidades que permiten las distintas licencias. Asimismo, se cuida de 
los fondos, editorializándolos: creando itinerarios bibliográficos o textos enriquecidos. Se 
fomenta y generan placer y deseo de pertenencia en su comunidad. Se fomenta la 
especialización, no se busca mantener el omni-catálogo ni el omni-fondo, sino ofrecer 
garantía de que en esos espacios se encontrarán libros adecuados a los criterios 
especializados conocidos por la comunidad, produciendo así capital simbólico con un 
marcado ámbito de influencia y capacidad de contagio a través de contenidos 
especializados y de calidad. La idea de editorial se ve reformulada: se plantean como 
comunidades mixtas de escritores/as, editores/as, maquetadores/as, desarrolladoras, 
impresores, etc. Se cuida la edición tanto en su Copia Física como en la Copia On Une, 
siendo vital velar por el mantenimiento, desarrollo y adaptación de los oficios editoriales: 
corrección, maquetación, diseño e impresión. 

En la conjugación de alguna de estas estrategias, se van atisbando y apuntalando 
posibilidades dentro de un comercio en red sólido, teniendo como horizonte un servicio de 
distribución y venta (física y on Une) cómoda y eficaz. 



A continuación y en complemento al punto desarrollado anteriormente, pasamos a 
enumerar algunas vías de financiación que están promoviendo sostenibilidad en estas 
experiencias. 

Como objetivo fundamental, se busca una sostenibilidad económica de los proyectos, que 
se plantean siempre como escalables, y dentro de ello, la posibilidad de autoempleo de 
sus agentes. Para ello, alguno de los medios habituales con los que se cuenta son: 
campaña de socios, modelo de suscripción (promueve servicios freemium), donaciones 
puntuales y/o regulares, microcréditos de la red de afinidad al proyecto, bonos de apoyo, 
venta de ejemplares físicos, venta de otros productos (desde camisetas a e-readers), 
creación de alianzas con otros agentes pero no solo desde el punto de vista de la 
promoción comercial sino buscando y fomentando la capacidad de compartir recursos, 
transparencia, confianza, etc. Promoviéndose intercambios recíprocos con esos proyectos 
afines y con otros cercanos, se cuidan las redes en las que se mueven los mismos, 
redefiniéndose así protocolos y normas que permitan la viabilidad y entendiéndose el 
concepto de sostenibilidad un modo ampliado y compartido: en la medida que los 
proyectos amigos/afines son sostenibles, la red implicada de afinidad lo será. Se fomenta 
asimismo la participación de la comunidad (integrar la escritura dentro de la lectura). Se 
promueve un consumo cultural activista/concienciado y se innova en prácticas digitales 
libres, más allá de poner el icono de un carrito en la página de tu editorial, limitarte a 
colgar unas págs. de tus pdfs o entender como "liberar" un libro el hecho de poner la 
licencia CC BY NC ND 21 en la versión papel sin versión digital disponible en red. Desde y 
a través de estos modos de uso se habita la Cultura Libre editorial como posicionamiento 
político y consecuentemente se avanza e investiga en la formación política y técnica (de 
usos y posibilidades) dentro de las opciones que la Cultura Libre ofrece. De este modo, se 
genera desde la práctica alfabetización alrededor del trabajo en red y la Cultura Libre para 
todos los agentes implicados con el fin de desbrozar la siempre polémica confusión en 
torno al término Libre: Libre no es gratuito. 

Nota bene: Respecto al lanzamiento de experiencias de crowdfunding como experiencia 



21 CC BY NC ND http://creativecommons.Org/licenses/by-nc-nd/2.0/ 



de cofinaciación editorial, nos interesan más las propuestas editoriales que se muestran 
como inacabadas en sus procesos de microfinanciación. No nos parece tan interesante el 
apoyo puntual de un libro, lo que podría y suele derivar en la mera prevenía (opción muy 
loable desde la transparencia de la apuesta), sino la posibilidad de participar 
económicamente y pasar a formar parte de una comunidad donde se ofrece a la 
microfinanciadora la posibilidad de intervenir, terminar y habitar una amplia gama de 
opciones (véase las experiencias que ha desarrollado Goteo en este sentido: El 
intercambio celestial de Whomba 22 , Robocicla 23 , #bookcamping). La función final o el 
resultado más interesante sería entonces la que va más allá de la mera transacción. Se 
basa en formar o compactar comunidad más que en "ayudar" a producir un producto. De 
nuevo el libro como pretexto o resorte para generar otras realidades, como medio y no 
como fin. Proponemos abrir el concepto a desarrollar crowdfunding más enfocado a 
procesos y no solo a proyectos puntuales 24 . 



Un escenario ideal que imaginamos para producir procomún editorial 



Soñamos con: poder construir y sostener espacios editoriales donde diferentes agentes 
trabajen en red para desarrollar librerías/bibliotecas editorializadas donde sucedan 
muchas cosas en torno al libro y donde exista la posibilidad de compra/venta hackeando 
las propuestas comerciales de las tiendas on Une más potentes: es decir, con plataformas 
que den servicios cómodos, fáciles y de confianza y donde, ítem plus, los formatos sean 
abiertos e interoperables. Estos espacios contarían con un gran o varios 
agregadores/indexadores de contenido editorializados (es decir, no ofrezco a mi 
comunidad todo ni cualquier libro, sino que él que interviene en este proceso sabe que 
aquí hemos hecho una criba que le interesa). Yendo más allá, la comunidad interviene en 
la labor de editorialización siguiendo el precepto: "Tengo (o soy) comunidad, luego edito 
vs. el tradicional tengo un producto, luego busco clientes" 25 . Desde este axioma se 
conviven con ítems de fondo y realidades transversales a la mera posibilidad económica: 
a saber, se piensa en la Renta dentro de la coyuntura actual y en los repartos 
estandarizados de la misma relacionados con los valores o recursos tiempo/vida, se 
cuestiona la autoprecarización aunque se protagonice e incluso se fomente. En este 
sentido, se trabaja por la interdependencia de los agentes implicados como antídoto. 
Implícitamente se fortalece la militancia por la neutralidad en Internet, exigiendo que el 
Estado sigue implicándose en las Ayudas a la Edición/Creación/Producción/ Librerías 
Independientes/Desarrollo de Proyectos Editoriales On Une. Se procura producir 
conocimiento y discurso a partir de la investigación y desarrollo de la LPI en función de las 
nuevas posibilidades de intercambio de conocimiento que propicia el trabajo en red, 
incidiendo en la lucha para salir del binarismo legal/ilegal, así como se trata, me manera 
convergente, de promover cierto sesgo ideológico o concienciación política aplicado al 
consumo digital y cultural. No tanto desde la moralidad sino desde el deseo: deseo que 
haya conocimiento libre y experiencias de procomún editoriales ergo consumo en las 
plataformas y participo en las experiencias que lo promueven. 



Un par de inciertas conclusiones 



22 El intercambio celestial de Whomba http://goteo.org/project/el-intercambio-celestial-de-whomba/rewards 

23 Robocicla http://www.robocicla.net/ 

24 Informe Xnet Crowdfunding http://whois— x.net/x-net-publica-informe-sobre-situacion-crowdfunding 

25 El paradigma digital y sostenible del libro, Manuel Gil y Joaquín Rodríguez, Trama Editorial, 2011. 



Para cerrar, y como recapitulación, podemos decir: 



1.- La cadena de valor del libro esta mutando hacia una red/espacio editorial donde se 
puede contener un proyecto político en sí y desplegar un discurso librero-social más allá 
del mero discurso industrial: sería algo así como experimentar una mutación de la cadena 
de valor a los valores en cadena o en red con el objetivo de hacer fuertes a comunidades 
interdependientes dentro y fuera del espacio digital editorial. 



2.- La nueva desintermediación produce nuevos actores pero sobre todo desplaza de 
lugar los antiguos y los recoloca. Lo más relevante en este sentido, es como la comunidad 
pasa a estar en el centro de la red. Sin comunidad no hay sostenibilidad. 



3.- La Cultura Libre puede y debe establecer nuevos usos, costumbres y ecosistemas a 
partir de la cadena editorial vigente, promoviendo y buscando la pervivencia de 
experiencias económicamente sostenibles como modo último de legitimación. 



"Seremos sostenibles en la medida que habitemos el afuera, la calle, las redes, 
proponiendo nuevos modelos de empresa y vida. En la medida que nos abramos a la 
ciudad y sus complejidades. Nunca un momento mejor como el actual para poner todo 
esto enjuego". 



Os dejamos para terminar estas palabras de Alcira, librera del proyecto Synusia 26 
(Terrassa) y una imagen reciente, la del barrio de Lavapiés/Latina (o aldea gala): 12 
librerías independientes, ni un solo McDonalds. 



Como siempre, nuestro infinito agradecimiento a Joaquín Rodríguez, David G. Aristegui, 
Guillermo Zapata, Traficantes de Sueños, La Casquería, Librería Molar, Synusia, 
Memento Mori Editorial, Honolulú Books, Sigue Leyendo, Biblogtecarios, zemos98, 
Asociación Cultura Libre y Xnet. Y a todas las experiencias editoriales señaladas, ejemplo 
de modelos sostenibles donde cuestiones enunciadas en el artículo ya se están dando en 
potencia y en acto, desde la teoría y desde la práctica. 

Sin sus palabras, informes, reflexiones y sin su día a día, este texto no existiría. 



26 Synusia http://synusia.es/